Los jóvenes en la historia cruceña

A SEGUIR HACIENDO HISTORIA

Por: Lic. Carlos Hugo Barbery Alpire, ECONOMISTA

Publicado en la Guía Empresarial 2013 de Juventud Empresa

Pensar en la Juventud, su atributo emprendedor e intrépido, siempre ha sido un concepto identificado con la promesa de un futuro, sin embargo queda demostrado a juzgar por los registros de la historia en general y cruceña en particular, que aquel, aunque tal vez moderno, es un fundamento erróneo.

La historia cruceña muestra de manera fehaciente, que en sus momentos más trascendentales, tuvo a los jóvenes como sus principales y decisivos protagonistas; así es posible mencionar en la época de la conquista, al Gran Ñuflo de Chaves, quien con aproximadamente 40 años fundó nuestra ciudad, al lado de su invalorable compañera Elvira de Mendoza, o también, al valeroso Diego de Mendoza, quien con apenas 28 años, debió asumir la responsabilidad de ser la primera autoridad de la Gobernación en 1568, tras la muerte del Gran Capitán.

Muchos años después, por las venas de la corriente libertadora correría sangre joven, Antonio Suárez, Manuel Mercado “El Colorao” y José Manuel Baca “Cañoto”, todos ellos inclusive con menos de tres décadas en 1810, tuvieron un rol trascendental en la historia cruceña, cuya cúspide se daría cuando “El Colorao” Mercado, proclamara la independencia de Santa Cruz, en febrero de 1825.

La época republicana, sería otro escenario de participación decisiva de los jóvenes cruceños, Andrés Ibáñez, quien con 30 años y varios cargos públicos de jerarquía en su haber, se atrevió a desafiar las estructuras políticas con las ideas de la igualdad y el federalismo, años más tarde iniciado el Siglo XX, Cristián Suárez Arana, Plácido Molina Mostajo y otro grupo de jóvenes fueron capaces de plantearle al país una estrategia geopolítica con el Memorándum de 1904. El desarrollo cruceño de la segunda mitad del Siglo XX, impulsado por las regalías del 11% tuvo en los jóvenes, a sus principales exponentes, Jorge Roca, Gumercindo Coronado, Carlos Valverde, Hernando García Vespa y Giselle Brunn, estos últimos recientemente abandonaron el terruño ante el llamado del creador.

El último tercio del Siglo XX, impulsaría a aquellos jóvenes que habiéndose formado, mayoritariamente en el exterior, en diferentes áreas del conocimiento, retornen a su terruño para fortalecer la que fue la institución responsable de planificar el desarrollo cruceño, CORDECRUZ, que marcaría historia en el desarrollo cruceño. Esta misma razón fue una de las generadoras del impulso y desarrollo agrícola – principalmente – que tuvo Santa Cruz hasta convertirse en la despensa de Bolivia y así todos jóvenes que les sucedieron con los ideales democráticos, la participación popular y recientemente con la lucha autonómica; que no hicieron otra cosa que continuar con la responsabilidad de seguir con la convicción de un mejor destino para Bolivia que nazca desde nuestra Santa Cruz.

Ese espíritu joven, emprendedor e intrépido que se ha venido trasmitiendo de manera consuetudinaria durante generaciones en el transcurrir de la historia cruceña, es el fiel reflejo de lo que hace dos décadas atrás, constituyó el nacimiento de esta gran institución como Juventud Empresa, ratificando con ello, que la juventud es presente forjadora de mejores días y no una promesa futura.

Anuncios

La tierra de encantos

Por: Lic. Carlos Hugo Barbery Alpire, ECONOMISTA

Publicado en la Revista CAINCO Empresa y Desarrollo, Septiembre 2011.

Sin duda alguna al hacer una mirada histórica a la visión emprendedora cruceña, diremos sin temor a equivocarnos que es una herencia genética que viene desde nuestro génesis en Ñuflo de Cháves, hasta el pueblo eminente de hoy que surgió a la sombra de todo.

Los primeros vestigios los encontramos en la creación de la Gobernación de Moxos en 1560 por el Virrey de Lima Andrés Hurtado de Mendoza, nombrando a Ñuflo de Cháves como Lugarteniente de Gobernador del nuevo territorio y con la orden de fundar la ciudad capital del nuevo territorio, que llegaría el 26 de febrero de 1561 en plena serranía Chiquitana cuando se funda nuestra ciudad. No fue tan fácil la travesía ya que para conseguir este propósito tuvo que sortear varias luchas entre la más remarcable, aquella con Andrés Manso por la disputa del territorio y sobre todo el transitar hacia Lima, a caballo y a pie, haciendo camino al andar.

En la época de la conquista, los informes mostraban las riquezas de esta tierra, en el Siglo XVI el Gobernador Pérez de Zurita informaba al Virrey de Lima que: “…además de frutas, la actividad agrícola cruceña producía maíz, frejol, zapallo, algodón, miel de caña, azúcar morena, ganado vacuno y puercos”.

Innumerables avatares tuvo que pasar la ciudad desde aquella Santa Cruz “la vieja” en Chiquitos, hasta la coqueta ciudad de hoy a la que le hace cintura el Río Piraí. Primero con la fundación de una nueva ciudad, San Lorenzo en 1590 y luego con las traslaciones, primero a la rivera del Rio Grande en los alrededores de Cotoca y luego hasta donde quedó actualmente, alternó sus nombres entre San Lorenzo y Santa Cruz por algunos años hasta que prevaleció el de Santa Cruz, estas transformaciones para estar la ciudad más cerca del control de la entonces Real Audiencia de Charcas.

Aletargada y abandonada sobrevivió la ciudad por muchos años, lejos de todo y cerca de nada pero encantadora como ella sola, hasta estos rumbos llegaron expedicionarios extranjeros siendo Alcide D’orbigny el más recordado, que ya por la época del 1830, iniciando la era Republicana, expondría en sus memorias lo fascinado que lo dejó esta tierra seductora.

De acuerdo a datos de José María Dalence, en la segunda mitad del Siglo XIX era el azúcar el principal producto cruceño con 9.000 tm, le seguía en importancia el algodón, ya sea en hilo o en tela, la industria del cuero que a fines de siglo producía 20.000 piezas de cuero y existían alrededor de 200.000 cabezas de ganado entre vacuno y caprino, además de la producción de maíz, arroz, plátano y verduras, que en conjunto alcanzaban 70.000 tm.

El siglo XX ya traería consigo la lucha por el desarrollo, desde el Memorándum de 1904, pasando por el Plan Bohan, las luchas por las Regalías Petroleras y la consolidación de la institucionalidad que dio pie a tener las necesidades básicas satisfechas, por lo menos hasta que la explosión demográfica escapó de las manos de cualquier planificación porque el departamento de cerca de 200.000 habitantes en 1950, se ha convertido ahora en más de 2.5 millones.

Muchos presagios sobre el desarrollo de esta tierra se conocen, uno de ellos el mencionado por el presidente Barrientos en septiembre de 1966, en ocasión del aniversario del grito libertario cruceño, en parte sobresaliente resalta: “…Santa Cruz y los cruceños deben asumir un rol conductor porque el destino y la geografía los colocaron en la encrucijada de la acción creadora, señalándoles rumbo y norma de pueblo-guía…”.

Sin embargo este no sería más que una redundancia de lo que la mágica escritura de don Germán Coímbra plasma las palabras de Diego de Mendoza – lugarteniente de Ñuflo de Cháves – en la época de la fundación: “…Si el cartógrafo que hizo el mapa no se equivoca, Santa Cruz será el centro en donde converjan todos los caminos de esta parte del mundo. Aquí está la semilla de lo que un día será un gran árbol, la gente que aquí llegue de los cuatro horizontes bendecirá esta tierra; cuando progresa un pueblo atrae gente de otros climas, con nuevas ideas y otras costumbres; todo dará fisonomía a una nueva estirpe, el carácter singular de sus hombres que imprimirán la historia de sus generaciones…”.

Lo que es hoy por hoy Santa Cruz, está a la vista y no admite refutación alguna; ¿Cómo llegó a ser lo que es?, es lo que hemos tratado de mostrar en este apretado ensayo para todos ustedes. Sin embargo, el mensaje final que podemos dejar a todos los que nos visitan, es que queda demostrado que pese a todo, esta será siempre una tierra de exuberantes encantos, cuya gente mire orgullosa al mundo, sin rencor ni maldad ni egoísmo, dispuesta a extender la mano amiga y el saludo fraterno de su gente, hospitalaria, emprendedora, visionaria, de límpida frente y de leal corazón.

Problemática del Censo, líos de límites, el transporte público y otros temas

Por: Lic. Carlos Hugo Barbery Alpire, ECONOMISTA.

Publicado en el periódico El Sol, 01-Ene-2013.

‘Un 30% de micros tiene placa de otros departamentos’

Multidisciplinario. Aborda la problemática del Censo y remonta la historia económica de Santa Cruz mucho antes de las regalías de los años 50.
Carlos Hugo Barbery Alpire, fue reconocido el pasado diciembre por el Colegio de Economistas de Santa Cruz, con la “Distinción al Mérito a la Investigación y Desarrollo de las Ciencias Económicas”. Tomándonos un rico café nos adentramos a la charla para conocer sus aportes que le valió este galardón, y algunos puntos importantes que interesan a los bolsillos de todos.

¿Cuáles fueron sus aportes que le valió esta distinción? A lo largo del 2012 tuve la oportunidad de realizar tres investigaciones. La primera fue en febrero llamada “Transporte Público, realidad que va más allá de la tarifa”, donde hicimos un enfoque multidimensional de lo que era el transporte, la ciudadanía y las autoridades. En el tema de los transportistas demostrábamos que el precio que ellos querían cobrar, era técnicamente demostrable. El cálculo era de Bs 2,4. Una segunda fue en agosto, y creo la más importante, en la cual tuve la oportunidad de presentarla en el 5to Congreso de Economistas de Bolivia, organizado por el BCB, se llama “El Departamento de Santa Cruz, su crecimiento y desarrollo económico desde la perspectiva de la historia económica y su proyección”. Aquí parto desde el primer informe económico de Santa Cruz que es de 1575. Y por último en diciembre trabaje en un artículo acerca del Censo, donde se trastocan los pesos y contrapesos, las desigualdades e inequidades, y los nuevos desafíos de las políticas públicas a encarar a partir de los resultados.

¿Qué se mencionó en el trabajo de los transportistas? Si uno se da el trabajo de ver las placas de los micros, son de otros departamentos. Se calcula que en Santa Cruz hay como 7 mil micros, de los cuales un 30% tiene la placa de otros departamentos y por lo tanto sus impuestos van  al Municipio donde están registrados. Ahí el Municipio tiene una interesante fuente de ingreso. Mencionábamos también acerca de las condiciones que hacen falta en la ciudad, en cuanto a señalización, mantenimiento de vías,  y del  ciudadano. Gran parte del problema es el ciudadano, nos hemos mal acostumbrado; poco más y pedimos que el micro nos recoja desde la puerta de nuestra casa y nos tiene que llevar hasta la puerta de  destino.

El economista chileno josé de gregorio comentó que en su país subvencionan el transporte público ¿Se puede hacer eso aquí? No existe una subvención perfecta, porque te hace vivir en una burbuja en un sistema irreal de precios. En el otro extremo, cuando vos cometes delitos que te matan el sistema económico, contrabando, evasión y narcotráfico ocurre lo mismo. Porque te hacen vivir en otra burbuja.

¿Se debería quitar la subvención al combustible gradualmente? En economía eso no funciona. Porque está demostrado que las medidas de shock son más efectivas que las graduales cuando tenés este tipo de abismo. En tu primer nivelación no vas a nivelarte del todo, entramos en lo que en economía se llama las “expectativas adaptativas”, vos supones y te vas adaptando  a lo que crees que va a pasar, cuando viene la segunda nivelación, otra vez. Cuando hay una medida de shock y te dan el garrotazo, ya vos sabes que ya no viene más y te adaptás. Si hace 10 años atrás, cuando la subvención eran 50 millones de dólares, ahí sí podes hacer ajustes graduales y en un año se podrían acomodar las finanzas públicas. Ahora tenés 1.000 millones de dólares para el 2013. Estamos hablando de entre el 4 a 6% del PIB nacional. El valor de tu crecimiento, no es una semilla en la mano, estamos con una brasa.

En cuanto a su investigación del desarrollo económico de Santa Cruz ¿Con qué se encontró? Lo primero es que siempre se parte desde 1950 con las regalías, pero esto va mucho más allá.  El trabajo que presenté parte desde 1575, el primer informe económico de Santa Cruz. En ese tiempo los gobernadores que eran designados por el virrey llegaban a los territorios y como cualquier persona que asume un cargo, hace un análisis situacional. Y hemos definidos 8 hitos a nuestro parecer hasta nuestros días.

¿Cuáles por ejemplo? El primer hito es desde la fundación hasta 1620, porque es la fecha en que finalmente se fusiona en una sola ciudad luego de las traslaciones y fundaciones, y en esa época queda por sentado el nombre de Santa Cruz. El segundo es entre 1620 y 1767, que es el año de la expulsión de los Jesuitas. Eso es importante porque se muestra el gran trabajo de estos religiosos, con los nativos. El tercero es desde 1767 a 1810, es todo el proceso independentista latinoamericano. Era una época de revolución, todo el movimiento económico iba relacionado a ello. El cuarto va de 1810 a 1850, viviendo la era republicana. El quinto de 1850 a 1900 que es donde ocurren las pérdidas territoriales, revolución igualitaria, y finalmente la guerra federal, que llegó afectar. El sexto de 1900 a 1950, donde entre medio están la Guerra del Chaco, la Ley de las  Regalías del año 38 en el gobierno de Busch, y el Plan Bohan. El séptimo de 1950 al 2000, que se inicia con las luchas cívicas del ’50 y termina con los inicios de la era autonómica, el preámbulo del cabildo del millón, y entre medio todo el desarrollo agrícola del oriente en la época de la dictadura de Banzer más la creación de las cooperativas, y del sistema Bancario. Y el último hito que es con la Ley de Participación Popular, otra norma revolucionaria para terminar en el proceso autonómico.

Según su estudio del Censo ¿Por qué hay problemas de límites? Por recursos, lógico, dicen que es por atender mejor a la población, ¿y si esa quiere ser atendida por el otro municipio? La franja de Naranjal entre Warnes y Montero, está en disputa desde el año 40, otro es entre Santa Cruz y Cotoca y así en todo Bolivia, solo el 7% de los 339 municipios tienen límites definidos. Teóricamente uno de los problemas fue ese. Cuando se promulga la Ley de Participación Popular, habían no más de 50 municipios, de 1994 a la fecha en 18 años pasó a 339, fue una explosión. Entonces no se puede pretender  que lo que no se corrigió en 18 años se corrija en 1 año.

¿Qué se viene, después del Censo? Sin duda tiene que haber un redistribución de los recursos, pero bajo una perspectiva clara, este es un estudio que  presentaré a fines de enero. Pero para las próximas elecciones tiene que redibujarse el sistema de escaño.