a mi primer amor, Santa Cruz de la Sierra…

Donde se afincó mi corazón …

Por: Lic. Carlos Hugo Barbery Alpire, ECONOMISTA

Publicado en Febrero de 2011, gracias al mailing de Jimi Ortiz Saucedo.

 

Un 26 de febrero naciste,

fruto del amor y viveza Extremeña del gran Capitán,

sembrados en el vientre de este rincón de la América morena,

porque como interpreta Mocedades,

vienes de la otra España, la que huele a caña.

 

Porque en tu ser se concentran,

los cuatro elementos de la naturaleza,

que sin querer encuentran,

en toda nuestra gente su inmensa nobleza.

 

La tierra que llena nuestras orejas en complicidad con un ventarrón,

la misma tierra tan fértil que es capaz de germinar hasta piedras,

o de darle alimento a todo aquel que te lo pide.

 

El fuego del sol radiante que seduce al sudor de nuestra frente luego del trabajo,

fuego que morena el rostro precioso de nosotros, los hijos de Gran Grigotá,

y que nos lo deja ver en el espejo mágico de un pauro.

 

El aire que se respira bajo este cielo más puro de América,

ese airecito que después de un aguacero tiene aroma de mujer,

o que después de un surazo te eriza el cuerpo con su friecito seductor.

 

El agua aletargada del Piraí que le hace contorno a tu silueta anillada,

misma agua que encarna la bravura del león,

y si acaso tus hijos te destruyen y no te cuidan,

el agua aletargada se endemonia en un turbión.

 

Porque ese tu cambio de poblao a metrópoli,

cual cambio de una tierna niña, a una coqueta pelada y a una bella mujer,

me estremece en el mismo sentido, que quisiera llevarte al altar.

 

Porque envidio a mi padre y a mi abuelo,

cuando de niño me contaban,

los secretos de tu vida de antaño,

y que los recuerdo sin consuelo,

con una nostalgia de indescriptible tamaño.

 

Porque quisiera pringarme hasta las pestañas,

con el melau que brota de la molienda,

ahora solo me queda comprar un jugo de caña,

si acaso tengo suerte y no está con agua rebajau.

 

Cuanto quisiera ver pitajaya en esos viejos tejados,

en lugar de frías azoteas de edificios,

que llegaron y se asentaron sin preguntar,

con el progreso y desarrollo que se vinieron a quedar.

 

Como quisiera un vaso de ambrosía,

al cosquilleo que deja el rocío en el amanecer,

en lugar de un whisky que me queme la tacuara sin querer.

 

Veo la pintura de un carretón tirau por bueyes,

recorriendo tus calles embarradas,

ahora con un café en la Monseñor,

solo veo una Hummer en la que posan las peladas.

 

Quisiera un refresco de tamarindo o un vaso de chicha,

empacharme con guapurú, achachairú o motoyoé,

ahora ni modo, no queda más que soda o jugo enlatau.

 

Quisiera comerme un majadito de charque aguachento,

un rapi al jugo, o un tatú a la parrilla,

ahora más me ofrecen una pizza o una hamburguesa.

 

Añoro la sencillez de tu gente,

cuando un vecino te invitaba,

el horneau de la mañana, el locro de gallina criolla del mediodía,

el tamal del café de siesta, o te daba un tapeque pa arrancar tu viaje.

 

Me acuerdo cuando los peladingos del barrio,

salíamos a cazar pajaritos con la honda colgando del coto,

y llegábamos todos barcinos y embarrau,

ayyy la cuera que nos esperaba.

 

Extraño el árbol de Cupesí de la esquina de la Paraguá y el 3º Anillo,

era la sombra que sosegaba mi cansancio y mi calor,

cuando pa agarrar el micro de la antigua línea seis,

había que levantarse precisamente a esa hora.

 

Cómo has cambiado coqueta,

han pasado más de 450 años desde que naciste,

pero en menos de 50 te transformaste tanto,

como esa peladinga cuando de los once a los quince,

deja a su padre emocionado.

 

Ahora te veo como sos, sin olvidarme lo que fuiste,

y no puedo hacer otra cosa, que alzando los brazos mirando al cielo,

y al momento de emborracharme con un profundo suspiro,

agradecerle infinitamente a DIOS por ser parte de esta bella tierra,

donde se afincó mi corazón…

 

De voj hermosa, Santa Cruz de la Sierra.

Anuncios

a mi añorada cuna norteña, Montero…

Donde se abrieron mis ojos.

Por: Lic. Carlos Hugo Barbery Alpire, ECONOMISTA

Escrita hace varios meses y publicada en mi blog el 23-Feb-2013

 

Hace ya 100 años que te volvió a bautizar,

Don Eliodoro Villazon por Montero de quiso llamar,

en honor al Cnel. Marceliano Montero, un hombre sin igual,

destacadísimo héroe de la independencia nacional.

 

Pasaron muchos años para que se te reconozca como merecés,

recién un poco más 25 años que te titularon como ciudad,

sin darse cuenta los muchos ciegos políticos,

que hace muchos años te convertiste en una hermosa beldad.

 

En ese interín y como caracterísitica del hombre oriental,

tus hijos decidieron establecer su propio puntal,

con el Ingenio Guabirá en la producción,

y la Salesiana Muyurina en la educación.

 

Asi pasaste muchos años,

olvidada por los de arriba,

pese a los jugosos tributos que les hacías llegar,

con el fruto alimenticio de tus entrañas,

y del que se alimentaban los de abajo,

o los que se te quieran apegar.

 

Hasta que llegó una maldición como la de ahora,

esa blanca maldita que tiñó tus montes,

esa blanca maldita que manchó tu nombre,

aquellos infelices que te usaron para amalgamar,

sus fortunas mal habidas y arrogancias que tuvimos que soportar.

 

Así transcurrían esos días con fragancias de dictadura,

en los días en que se abrieron mis ojos,

con un surazo alcahuete de abril,

en las salas del Gumucio Reyes,

me debatía con un cuadro febril.

 

No había soltado aún el pecho,

cuando el destino me marcó el rumbo,

y siguiendo los pasos de mis padres,

encontré un nuevo lecho que me cobijó con amor.

 

No se me borrará nunca de la memoria,

las travesuras que en vacaciones hacia,

con los pelau de mi calle 19 de agosto,

jugar tuja de esconderse, cosechar bí o andar en moto,

jugar pelota en la calle o en la cancha Waysman,

o sacar mangas del árbol de Don René,

serán tesoros de niño que me llevaré en el corazón.

 

Ahora ya un poco más adulto,

me compro en cajas de plastorform,

aquellos picoleces de la plaza,

que después de saborear semejante dulzura,

es como si te besara un ángel desde el cielo.

 

Aunque me dispare el colesterol,

no puedo pasar por la curva del Ingenio,

sin probar la delicia de los chicharrones de Guabirá,

cuyos siguientes días en el gimnasio,

son escasa penitencia para semejante pecado.

 

Después de semejante barbaridad,

no puede dejarse incompleta la culpa,

sin antes cruzar la avenida hasta la playa,

y melearle caña a los camiones que como crisálida esperan,

convertirse en mariposas al dejar en el ingenio,

la savia melaza que nos dará el sabor a la vida.

 

Mismo saborcito que te deja en el paladar,

el comer en las carpitas un locrito carretero al pasar,

por la circunvalación que lo hace un obligatorio parar,

al viajero cuyo descanso ha de seguro necesitar.

 

Así te vaj quedando en mi memoria,

como el recuerdo de un primer amor,

que se aletarga en mis pensamientos,

como las nubes sin que pase el viento.

 

Y aunque ya no tengo al ser que era la excusa perfecta,

que me hacía esperar los domingos para pedir visitarte,

el recuerdo de Don Miguel y la complicidad de llevarle una flor,

serán siempre un buen motivo para ir a contemplarte.

 

Ayyy mi añorada cuna norteña,

esa que llevaré siempre por donde vaya,

mendigo o rey, erudito o ignorante, sin importar lo que fuera,

en un solo sitio, o recorriendo el mundo entero,

con orgullo a todos siempre les diré,

que soy de Montero…

Poesía en Homenaje a Germán Busch

Por: Lic. Carlos Hugo Barbery Alpire, ECONOMISTA

Publicado en el Homenaje a Germán Busch.

 

Al héroe y forjador del desarrollo cruceño

A la memoria del visionario Germán Busch

 

Gran señor de la llanura fuiste al igual que Grigotá,

Entre la Chiquitania, el Chaco y el Ande se encumbró tu nombre,

Relatos de tu excepcional valentía yacen en las páginas de nuestra historia,

Marionetas de su ignorancia serán quienes te olviden,

Aceptando figuras extrañas en lugar de tu recuerdo,

Nunca habrá quien pueda asemejarte,

 

Busco entre mis pares quien siquiera pudiera rayar tu talla,

Únicamente encontrando pigmeos que no llegan ni a tus pies,

Siempre serás el Grán Capitan del Chaco, valiente entre los más,

Camba chiquitano, Javiereño de raza y Nacionalista de convicción,

Historia le dejaste a Bolivia y después de asesinado hasta le regalaste el Mutún.

Poesía en Homenaje a Andrés Ibáñez

Por: Lic. Carlos Hugo Barbery Alpire, ECONOMISTA

Publicado: En la conferencia realizada para la Semana de la Igualdad.

 

Al gran líder que se adelantó a su tiempo

A la memoria del igualitario Andrés Ibáñez

 

Aunque pase el tiempo, como agua de río que transita hacia la mar,

No habrá excusas validas que impidan recordar a valientes como fuiste,

Dejando hasta la vida misma por tus más encumbrados ideales,

Rodeado de elogios dejaremos siempre en alto tu gran nombre,

Equipaje de tus ideales jamás volverá a ser tu última morada,

Sólo si acaso el tirano nos callare de nuevo con el sacrificio de la vida,

 

Inclusive si así mismo fuera,

Bastará un solo niño en terruño cruceño,

Al que haya que instruir para que tu sueño no se pierda,

Ñanderoga dirán a tus ideales sus ingenuos parietales,

Esos principios que antes de morir le dejaremos sembrados,

Zarabanda y Chobena bailarán sus plumas al volver a escribir sobre lo que fuiste

Problemática del Censo, líos de límites, el transporte público y otros temas

Por: Lic. Carlos Hugo Barbery Alpire, ECONOMISTA.

Publicado en el periódico El Sol, 01-Ene-2013.

‘Un 30% de micros tiene placa de otros departamentos’

Multidisciplinario. Aborda la problemática del Censo y remonta la historia económica de Santa Cruz mucho antes de las regalías de los años 50.
Carlos Hugo Barbery Alpire, fue reconocido el pasado diciembre por el Colegio de Economistas de Santa Cruz, con la “Distinción al Mérito a la Investigación y Desarrollo de las Ciencias Económicas”. Tomándonos un rico café nos adentramos a la charla para conocer sus aportes que le valió este galardón, y algunos puntos importantes que interesan a los bolsillos de todos.

¿Cuáles fueron sus aportes que le valió esta distinción? A lo largo del 2012 tuve la oportunidad de realizar tres investigaciones. La primera fue en febrero llamada “Transporte Público, realidad que va más allá de la tarifa”, donde hicimos un enfoque multidimensional de lo que era el transporte, la ciudadanía y las autoridades. En el tema de los transportistas demostrábamos que el precio que ellos querían cobrar, era técnicamente demostrable. El cálculo era de Bs 2,4. Una segunda fue en agosto, y creo la más importante, en la cual tuve la oportunidad de presentarla en el 5to Congreso de Economistas de Bolivia, organizado por el BCB, se llama “El Departamento de Santa Cruz, su crecimiento y desarrollo económico desde la perspectiva de la historia económica y su proyección”. Aquí parto desde el primer informe económico de Santa Cruz que es de 1575. Y por último en diciembre trabaje en un artículo acerca del Censo, donde se trastocan los pesos y contrapesos, las desigualdades e inequidades, y los nuevos desafíos de las políticas públicas a encarar a partir de los resultados.

¿Qué se mencionó en el trabajo de los transportistas? Si uno se da el trabajo de ver las placas de los micros, son de otros departamentos. Se calcula que en Santa Cruz hay como 7 mil micros, de los cuales un 30% tiene la placa de otros departamentos y por lo tanto sus impuestos van  al Municipio donde están registrados. Ahí el Municipio tiene una interesante fuente de ingreso. Mencionábamos también acerca de las condiciones que hacen falta en la ciudad, en cuanto a señalización, mantenimiento de vías,  y del  ciudadano. Gran parte del problema es el ciudadano, nos hemos mal acostumbrado; poco más y pedimos que el micro nos recoja desde la puerta de nuestra casa y nos tiene que llevar hasta la puerta de  destino.

El economista chileno josé de gregorio comentó que en su país subvencionan el transporte público ¿Se puede hacer eso aquí? No existe una subvención perfecta, porque te hace vivir en una burbuja en un sistema irreal de precios. En el otro extremo, cuando vos cometes delitos que te matan el sistema económico, contrabando, evasión y narcotráfico ocurre lo mismo. Porque te hacen vivir en otra burbuja.

¿Se debería quitar la subvención al combustible gradualmente? En economía eso no funciona. Porque está demostrado que las medidas de shock son más efectivas que las graduales cuando tenés este tipo de abismo. En tu primer nivelación no vas a nivelarte del todo, entramos en lo que en economía se llama las “expectativas adaptativas”, vos supones y te vas adaptando  a lo que crees que va a pasar, cuando viene la segunda nivelación, otra vez. Cuando hay una medida de shock y te dan el garrotazo, ya vos sabes que ya no viene más y te adaptás. Si hace 10 años atrás, cuando la subvención eran 50 millones de dólares, ahí sí podes hacer ajustes graduales y en un año se podrían acomodar las finanzas públicas. Ahora tenés 1.000 millones de dólares para el 2013. Estamos hablando de entre el 4 a 6% del PIB nacional. El valor de tu crecimiento, no es una semilla en la mano, estamos con una brasa.

En cuanto a su investigación del desarrollo económico de Santa Cruz ¿Con qué se encontró? Lo primero es que siempre se parte desde 1950 con las regalías, pero esto va mucho más allá.  El trabajo que presenté parte desde 1575, el primer informe económico de Santa Cruz. En ese tiempo los gobernadores que eran designados por el virrey llegaban a los territorios y como cualquier persona que asume un cargo, hace un análisis situacional. Y hemos definidos 8 hitos a nuestro parecer hasta nuestros días.

¿Cuáles por ejemplo? El primer hito es desde la fundación hasta 1620, porque es la fecha en que finalmente se fusiona en una sola ciudad luego de las traslaciones y fundaciones, y en esa época queda por sentado el nombre de Santa Cruz. El segundo es entre 1620 y 1767, que es el año de la expulsión de los Jesuitas. Eso es importante porque se muestra el gran trabajo de estos religiosos, con los nativos. El tercero es desde 1767 a 1810, es todo el proceso independentista latinoamericano. Era una época de revolución, todo el movimiento económico iba relacionado a ello. El cuarto va de 1810 a 1850, viviendo la era republicana. El quinto de 1850 a 1900 que es donde ocurren las pérdidas territoriales, revolución igualitaria, y finalmente la guerra federal, que llegó afectar. El sexto de 1900 a 1950, donde entre medio están la Guerra del Chaco, la Ley de las  Regalías del año 38 en el gobierno de Busch, y el Plan Bohan. El séptimo de 1950 al 2000, que se inicia con las luchas cívicas del ’50 y termina con los inicios de la era autonómica, el preámbulo del cabildo del millón, y entre medio todo el desarrollo agrícola del oriente en la época de la dictadura de Banzer más la creación de las cooperativas, y del sistema Bancario. Y el último hito que es con la Ley de Participación Popular, otra norma revolucionaria para terminar en el proceso autonómico.

Según su estudio del Censo ¿Por qué hay problemas de límites? Por recursos, lógico, dicen que es por atender mejor a la población, ¿y si esa quiere ser atendida por el otro municipio? La franja de Naranjal entre Warnes y Montero, está en disputa desde el año 40, otro es entre Santa Cruz y Cotoca y así en todo Bolivia, solo el 7% de los 339 municipios tienen límites definidos. Teóricamente uno de los problemas fue ese. Cuando se promulga la Ley de Participación Popular, habían no más de 50 municipios, de 1994 a la fecha en 18 años pasó a 339, fue una explosión. Entonces no se puede pretender  que lo que no se corrigió en 18 años se corrija en 1 año.

¿Qué se viene, después del Censo? Sin duda tiene que haber un redistribución de los recursos, pero bajo una perspectiva clara, este es un estudio que  presentaré a fines de enero. Pero para las próximas elecciones tiene que redibujarse el sistema de escaño.