Los jóvenes en la historia cruceña

A SEGUIR HACIENDO HISTORIA

Por: Lic. Carlos Hugo Barbery Alpire, ECONOMISTA

Publicado en la Guía Empresarial 2013 de Juventud Empresa

Pensar en la Juventud, su atributo emprendedor e intrépido, siempre ha sido un concepto identificado con la promesa de un futuro, sin embargo queda demostrado a juzgar por los registros de la historia en general y cruceña en particular, que aquel, aunque tal vez moderno, es un fundamento erróneo.

La historia cruceña muestra de manera fehaciente, que en sus momentos más trascendentales, tuvo a los jóvenes como sus principales y decisivos protagonistas; así es posible mencionar en la época de la conquista, al Gran Ñuflo de Chaves, quien con aproximadamente 40 años fundó nuestra ciudad, al lado de su invalorable compañera Elvira de Mendoza, o también, al valeroso Diego de Mendoza, quien con apenas 28 años, debió asumir la responsabilidad de ser la primera autoridad de la Gobernación en 1568, tras la muerte del Gran Capitán.

Muchos años después, por las venas de la corriente libertadora correría sangre joven, Antonio Suárez, Manuel Mercado “El Colorao” y José Manuel Baca “Cañoto”, todos ellos inclusive con menos de tres décadas en 1810, tuvieron un rol trascendental en la historia cruceña, cuya cúspide se daría cuando “El Colorao” Mercado, proclamara la independencia de Santa Cruz, en febrero de 1825.

La época republicana, sería otro escenario de participación decisiva de los jóvenes cruceños, Andrés Ibáñez, quien con 30 años y varios cargos públicos de jerarquía en su haber, se atrevió a desafiar las estructuras políticas con las ideas de la igualdad y el federalismo, años más tarde iniciado el Siglo XX, Cristián Suárez Arana, Plácido Molina Mostajo y otro grupo de jóvenes fueron capaces de plantearle al país una estrategia geopolítica con el Memorándum de 1904. El desarrollo cruceño de la segunda mitad del Siglo XX, impulsado por las regalías del 11% tuvo en los jóvenes, a sus principales exponentes, Jorge Roca, Gumercindo Coronado, Carlos Valverde, Hernando García Vespa y Giselle Brunn, estos últimos recientemente abandonaron el terruño ante el llamado del creador.

El último tercio del Siglo XX, impulsaría a aquellos jóvenes que habiéndose formado, mayoritariamente en el exterior, en diferentes áreas del conocimiento, retornen a su terruño para fortalecer la que fue la institución responsable de planificar el desarrollo cruceño, CORDECRUZ, que marcaría historia en el desarrollo cruceño. Esta misma razón fue una de las generadoras del impulso y desarrollo agrícola – principalmente – que tuvo Santa Cruz hasta convertirse en la despensa de Bolivia y así todos jóvenes que les sucedieron con los ideales democráticos, la participación popular y recientemente con la lucha autonómica; que no hicieron otra cosa que continuar con la responsabilidad de seguir con la convicción de un mejor destino para Bolivia que nazca desde nuestra Santa Cruz.

Ese espíritu joven, emprendedor e intrépido que se ha venido trasmitiendo de manera consuetudinaria durante generaciones en el transcurrir de la historia cruceña, es el fiel reflejo de lo que hace dos décadas atrás, constituyó el nacimiento de esta gran institución como Juventud Empresa, ratificando con ello, que la juventud es presente forjadora de mejores días y no una promesa futura.

Anuncios

Propuesta metodológica para el pacto fiscal en Bolivia

EL PACTO DEBE GENERAR IMPACTO

Por: Lic. Carlos Hugo Barbery Alpire, ECONOMISTA

Después de casi 6 meses de largas noches de arduo trabajo de investigación, a través del Colegio de Economistas presentamos hoy 12 de marzo de 2013 de manera formal la “Propuesta Metodológica para el pacto fiscal en Bolivia”. Esta propuesta no tiene color político, sino la transparencia del análisis académico que es lo que nos compete, ha sido elaborada, lo creemos así, tomando en cuenta la gran mayoría de las iniciativas que al respecto se han mencionado, desde todos los niveles y regiones.

Para elaborar esta investigación fueron tomados en cuenta datos de las principales fuentes oficiales como el INE, el Presupuesto General del Estado 2013 y otros que enriquecieron la propuesta. A partir de la nueva configuración poblacional, estamos seguros que con esta iniciativa se contribuirá al debate, donde el principal beneficiado deberá ser el país en su conjunto.

Se propone un esquema nuevo para la redistribución de los recursos económicos en el marco de un desarrollo sostenible, con equidad, inclusión social y auto-gestión a partir de los datos arrojados por el Censo 2012, a fin de lograr una adecuada asignación y aprovechamiento en las diferentes competencias en cada uno de los niveles de gobierno en el marco del nuevo Estado Autonómico.

Conceptualmente, el “pacto fiscal” es un “contrato complejo de consensos” entre “lo que puede y debe -o no- hacer” el Estado en materia fiscal, económica y social; y puede extenderse hasta reformas tributarias o presupuestarias. Esto “implica un diseño ambicioso e integral de las políticas públicas, fundamentalmente para elevar la productividad de la gestión gubernamental y favorecer el desarrollo de la institucionalidad democrática en el país; por ende, pacto fiscal no se circunscribe únicamente a redistribuirse el dinero de las arcas nacionales”. Bajo esta perspectiva queda claro que, para que exista un “pacto fiscal” resulta imperiosa -de forma previa- la consolidación de reformas institucionales; “es necesaria una política fiscal redistributiva.

La propuesta apunta a un Modelo de Política Fiscal para la redistribución de recursos económicos entre los niveles institucionales: para el Gobierno Nacional, Gobiernos Territoriales Autónomos (es decir: Autonomía Departamental, Autonomía Municipal, Autonomía Regional y Autonomía Indígena), Universidades Públicas, Fuerzas Armadas, Policía Nacional, las Empresas Estatales Estratégicas, además de un “Fondo de Inclusión para los Pueblos Nativos” y un “Fondo de Compensación para la Implementación de las Autonomías” (ambos criterios privilegiando a pueblos y/o territorios con menor población).

En los recursos a redistribuirse, deben analizarse los Certificados de Crédito Fiscal que alcanzan a 20% de la recaudación efectiva; que no exista diferenciación en el método de distribución por tipo de impuesto; es decir que los impuestos petroleros y los no petroleros, deberían distribuirse de la misma manera. Pero también se debe trabajar para lograr una mayor formalidad en la economía, ya que la discusión de redistribución está centrándose en lo que se genera únicamente por el 30% de formalidad que se estima tiene la economía boliviana y no se mira al 70% de informalidad que hace daño al sistema económico y que no aporta a las arcas del Estado.

Entre los criterios de redistribución, se plantea que no solo se considere la población de forma directa (es decir: mayor población mayores recursos) sino incorporar otra variable, el Índice de Desarrollo Humano en sentido inverso (es decir: a menor Índice de Desarrollo Humano, mayor participación en la distribución); estos por citar algunos planteamientos de la propuesta.

En síntesis es lo que se presentó al Comité Pro Santa Cruz para que a través de él, se transversalice a todos los niveles; académicos, políticos, cívicos y ciudadanos, estamos seguros que en este día los Economistas hemos hecho nuestra parte.

No quiero finalizar sin agradecer especialmente a la revista de circulación nacional “Contacto Económico” quien confió en nosotros para publicar in-extensa toda la investigación, la cual la invitamos a leerla.

MUCHAS GRACIAS